UN ENEMIGO DEL PUEBLO


El Autor

HENRIK IBSEN

Dramaturgo y poeta, Henrik Ibsen nació en 1828 en Skien, una pequeña localidad al sur de Noruega. Ya tenía publicada una comedia, Catilina (1850) y se hallaba escribiendo otra, La tumba del guerrero (1854), cuando fue nombrado asistente de la dirección y “poeta doméstico” en el Det Norske Theater de Bergen, donde además conoció a Susannah Thoresen, la hija de un clérigo con la que contrajo matrimonio en 1858. De las cuatro comedias “nacional-románticas” que produjo en Bergen, sólo una es actualmente recordada: Dama Inger de Ostraat (1855). Desde 1864 y durante veintisiete años vivió fuera de su país, principalmente en Roma, Dresde y Munich, con breves visitas a Noruega. Sus dos primeras grandes obras son los poemas dramáticos Brand (1866) y Peer Gynt (1867). Ibsen continuó buscando su propia voz como dramaturgo en obras como La coalición de los jóvenes (1869), Emperador y Galileo (1873) y Los pilares de la sociedad (1877), y se consolidó como un verdadero renovador del teatro moderno con Casa de muñecas (1879), Espectros (1881), Un enemigo del pueblo (1882), El pato salvaje (1884) y La casa Rosmer (1886). Inició entonces un período de resonancias simbolistas, con obras como La dama del mar (1888), Hedda Gabler (1890), El constructor Solness (1892), El pequeño Eyolf (1894), Juan Gabriel Borkman (1896) y Cuando los muertos despertemos (1899), su última obra. En 1900 sufrió su primer ataque de apoplejía, enfermedad que le provocaría sucesivas crisis hasta su muerte, ocurrida el 23 de mayo de 1906 en Cristianía, la actual Oslo. Las obras de Henrik Ibsen marcan el fin del melodrama romántico —muy popular en el siglo XIX— y su influencia en el teatro del siglo XX es tan decisiva que se lo reconoce como el padre del drama moderno.