BAILEMOS EN EL HALL


POESÍA EN MOVIMIENTO

El trabajo busca despertar nuestros sentidos a través de ejercicios simples de conexión espacial: dinámicas grupales para mantenernos alertas, el uso de las manos y los pies como soporte y contacto con la tierra, la respiración y el reconocimiento del peso. Buscaremos una escucha profunda con nosotros mismos y con los demás. Enfocaremos en la mirada interna buscando suavizar cualquier tensión o incomodidad para movernos e improvisar libremente.  

La danza no puede ser aprendida, debe ser una práctica, una experiencia irrepetible. En tiempos donde la imagen es global y totalizante, crear conciencia a través del movimiento ayuda a vincularnos con más apertura y expansión. Una práctica responsabiliza nuestro hacer como humanos y pone a trabajar todos nuestros sentidos. Esta experiencia única posibilita tomar conciencia de nuestro hacer, y sus infinitas posibilidades resultantes. Recorrer lugares desconocidos y permitir que surja algo nuevo y hasta quizás, sorprendente, como la magia.