ciclo de conciertos de música contemporánea edición 23

  • [en el marco de FIBA]


PALABRAS TELERMAN

El Teatro San Martín desde su misma fundación, y luego el Complejo Teatral de Buenos Aires, tuvieron a lo largo de su historia un papel protagónico en la producción y en la divulgación de las músicas artísticas. Notablemente, en aquellas de tradición popular. Por nuestras salas pasaron el quinteto y el noneto de Astor Piazzolla, Dino Saluzzi, Lionel Hampton, Gary Burton, Dexter Gordon o los hermanos Ábalos, por citar los primeros que vienen a mi memoria. 

Pero no solo estas músicas de tradición popular han estado presentes. También, desde hace veintitrés años, nuestro teatro ha asumido el compromiso de promover la creación y de abrir las puertas al público para la que tal vez sea el área más secreta de las artes actuales, aquella a la que se identifica como música contemporánea.

Hay, entonces, una historia a la que somos fieles. Pero también, una antigua preocupación. Hacemos este ciclo de conciertos de música contemporánea desde hace más de dos décadas, precisamente, porque no queremos que se trate de un área secreta. Queremos que quienes buscan y disfrutan con las tendencias más actuales, arriesgadas y menos sujetas a las leyes del mercado en los campos del teatro, del cine y de las artes plásticas, se sientan intrigados, curiosos y dispuestos a descubrir qué es lo que sucede en el ámbito de la música de tradición europea y escrita. Es decir, qué hacen hoy los herederos de Bach, Beethoven y Stravinski. 

Por eso en esta edición, nuestro ciclo de conciertos de música contemporánea estará imbricado por primera vez con el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA). Los encargos que hemos hecho a compositores, grupos y solistas serán parte de un acontecimiento cultural de Buenos Aires, donde la curiosidad y la apertura están garantizadas por el propio formato. Y donde el tránsito entre unas y otras artes resulta natural. Nuestro objetivo es dar un nuevo paso. No conformarnos con ser fieles a nuestra historia sino buscar que lo secreto deje de serlo. Y completar un círculo virtuoso. No solo aportar nuevas creaciones de compositores argentinos, posibilitar nuevos contactos con los mejores intérpretes y autores extranjeros y poner en valor a nuestros grandes músicos locales, sino también, estimular la creación de nuevos públicos. En un mundo donde el consumo cultural se parece cada vez más a las autopistas, rápidas y eficaces pero muchas veces incomunicadas entre unas y otras, aspiramos a construir los puentes, los pasajes, las maneras en que desde un carril sea posible ver y escuchar lo que sucede en otros y donde los accesos para pasar de una autopista a otra sean tan fáciles como deseables. 

Jorge Telerman
Director General y Artístico
Complejo Teatral de Buenos Aires