Cuerpo a cuerpo. Experiencias de danza y música


Las obras

REGRESIONES
Música Facundo Negri
Coreografía Federico Fontán, Ramiro Cortez

La memoria más primitiva y oculta del cuerpo activa vivencias que en otro tiempo fueron por primera vez.
Estas criaturas dialogan con el ritmo y la atmósfera.
El entendimiento es no-verbal.
Muy adentro, reside el conflicto entre el desequilibrio, la caída y la extrema, brutal acción.

AMARRADERO
Música Santiago Villalba
Coreografía Carla Rímola, Laura Figuieras
Colaboración creativa Natacha Visconti, Marisa Villar

Amarradero anhela recapturar imágenes y sonidos de un pasado acontecido en este espacio del Teatro de la Ribera. El puerto como lugar de paso, de confluencia de culturas y escenario de la inmigración. El mundo del trabajo, la fuerza, la dureza junto a la sensibilidad de los vínculos humanos que tejen historias de vida en los populosos conventillos.
La propuesta ancla en la primera mitad del siglo XX. Resalta de ese período la proliferación y heterogeneidad de las prácticas artísticas. Algunas de tinte más figurativo y popular, como es el caso de Benito Quinquela Martín (cuyos cuadros habitan la sala del Teatro de La Ribera) y otras tendientes a lo abstracto, a lo moderno, como el movimiento Madí que nace a finales de este período. También tiene su cita Ígor Stravinski, figura aplaudida en los auditorios porteños de aquellos años. Nos interesa poner en relieve esta peculiar coexistencia, amigable o tal vez hostil, de estas diversas propuestas estéticas. Invitándolas a convivir, creando un contrapunto con ellas.
Amarradero no persigue la recuperación imposible de una realidad acabada, sino la diversidad, la mezcla, la imaginación y la reinterpretación. Librándose al intento de crear un mundo tan actual como esta realidad vasta y urgente.