DANZAS EN COMPAÑÍA

  • COMPAÑÍA DE DANZA DE LA UNA


LA OBRA

La palabra cadáver se relaciona con el verbo caer, que ​es como llamamos a un cuerpo​ ​que ha estado vivo pero que ahora está muerto. La muerte del cuerpo como la conocemos (sea individual o grupal), habilita el inicio de una nueva etapa: no se trata de restos físicos que remiten a un pasado; son cuerpos que se destruyen para reconstruirse en algo desconocido y volver a destruirse en una cadena sin fin.  Este cuerpo extraño, en forma de cadáver exquisito, revela la realidad inconsciente del grupo que lo ha creado, genera una composición colaborativa, en secuencia, sacando de una imagen muchas otras más. En este cadáver exquisito conviven aspectos reales y de la fantasía, es una creación automática, intuitiva, lúdica y espontánea.