EL ESPÍRITU DEL ÉXTASIS


LA MUESTRA

1. Un fotógrafo conoce a una actriz de películas softcore durante un rodaje y en ese instante se enamora perdidamente de ella. De allí en más, la obsesión del fotógrafo es tal que lucha contra viento, marea y pornógrafos despiadados para que la actriz actúe en obras de mayor prestigio. Esta es la trama de Lo importante es amar, una película de Andrzej Żuławski de 1975.

2. Ninguna factoría de imágenes tiene reglas escritas a priori, pero por lo general, cuando un fotógrafo es el protagonista de una película suele ser retratado como obsesivo, violento, neurasténico, sórdido y perverso. ¿De dónde proviene esta caracterización? ¿Qué es aquello que ve el cine en esta figura? ¿Son siempre varones? ¿Cómo se entremezclan el cine y la fotografía? ¿Cómo se imaginan e inventan mutuamente? 

3. Fabio Manes, realizador de Flash sangriento (1986) y crítico de cine a quien se le atribuye la noción de “bizarro” para definir al cine de clase B, compartió su mirada sobre el cine y sus películas en muchos espacios, entre ellos Filmoteca, el conocido programa de TV que conducía junto con Fernando Martín Peña. Magalí Pallero, conocida como DJ Señora aka Ilsa Wolf, hoy se ocupa del cuidado y la curaduría –ya que sigue ampliando muy criteriosamente el acervo– del deslumbrante archivo de Manes y, por primera vez en la historia de esta colección (que lleva cuatro décadas de existencia), se exponen sus fotos originales; fotos fijas realizadas durante la filmación de películas europeas de las décadas de los 70´y 80´, en su mayoría pertenecientes al género sexploitation.

El término foto fija (¡qué nombre tan ridículamente tautológico!) designa a aquellas fotografías realizadas durante el rodaje de una película que luego serán utilizadas para la continuidad de las escenas, afiches, prensa o para lo que sea. En una época estas fotografías solían adornar las vidrieras y puertas de los cines con el propósito de dar una idea de la película que se proyectaba. Las imágenes debían ser impactantes, sobre todo en aquellas de carácter erótico, como las que se exhiben en esta muestra. Literales Film Stills de películas que explotan al cuerpo con la intención explícita de atraer al público hacia la promesa redituable del festival de carne humana que aguarda en la sala negra.

4. Alfredo Srur (Buenos Aires, 1977) comienza en 1996 a estudiar cine en California y allí tiene su primer contacto con la fotografía. Había viajado para formarse y con la intención de filmar una película sobre Dios. Años después, ya de regreso en Argentina, encontró cierto refugio en el fotoperiodismo, materia que demasiadas veces realizó sin encontrar distinción entre esas realidades que registraba y la manera en cómo las vivía. Durante 2001, en pleno auge de la crisis socio-económica de la Argentina y en los inicios de cierta profesionalización del cine porno local, Srur se dedicó a documentar rodajes de películas pornográficas protagonizadas por una familia ucraniana, a la que se sumaban actrices y actores de otras nacionalidades bajo la égida del realizador Victor Maitland, aka Jean Luc Godet. Srur documentó las travesías de este grupo de personas envueltas en la “industria” pornográfica argentina de fines del siglo XX y comienzos del XXI.

En sus fotografías, el fotógrafo deja en evidencia la precariedad y la poca importancia que tienen los decorados y todo lo que suele cobrar relevancia en una película de otro género. Poco importa si se recitan bien las líneas. En su núcleo duro únicamente cuentan las funciones corporales necesarias para llevar a cabo la escena. Lo obsceno entra en acto. Pero en la pornografía no hay tanto actuación como sí performance y documento. La pura verdad del cuerpo se hace lugar sólo disfrazada de cuerpo.

 5. En El espíritu del éxtasis se cruzan dos momentos históricos, dos situaciones geográficas distantes, unidas y separadas a través de una mirada hechizada por lo prohibido. Una mirada sobre las relaciones entre sexualidad, erotismo, pornografía, censura y sus representaciones en el cine y en la fotografía. Las tomas del archivo Manes tienen más de cuarenta años y las fotografías de Srur casi veinte. Postales de una era analógica que son vistas hoy, han sido vistas ayer y lo serán mañana. 

Todo aquello que se relaciona con el tiempo de otra forma es el presente perpetuo del ojo. 

6. La actriz que actúa de actriz en Lo importante es amar es Romy Schneider, quien consideraba a ese rol su mejor actuación.