#en-off / PÁJARO DE BARRO

SOLEDAD ES TU NOMBRE

SAMUEL EICHELBAUM O LA INTROSPECCIÓN

Autor: Por Luis Ordaz

Luis Ordaz, referente del campo teatral argentino, cuya historiografía contribuyó a fundar, dedica a Samuel Eichelbaum un capítulo en su Historia del teatro del Río de la Plata. “Sus personajes son seres lastimados, que se atrincheran en su soledad y rara vez logran comunicarse con su prójimo”, dice el recordado investigador del autor de Pájaro de barro.

 

EL TERCERO

Con Samuel Eichelbaum se incorpora el nombre que falta para encabezar la etapa que refleja la madurez alcanzada por nuestra dramática. Mientras Francisco Defilippis Novoa da los primeros pasos dentro de la dramática costumbrista imperante, hasta descubrir la senda propia que lo lleva a la búsqueda de su teatro de vanguardia, y Armando Discépolo ahonda en las frustraciones y fracasos de los personajes del ciclo inmigratorio y penetra el desasosiego del “grotesco criollo”, Eichelbaum parte de la misma meta y debe transitar por la historia, e impone una nueva manera de indagar en los seres hasta desentrañarlos y poner ante el espectador, algo azorado por las audacias, los laberintos psicológicos en los que se pierden y a veces se reencuentran.

 

Samuel Eichelbaum nació “en un kibutz entrerriano” de Villa Gobernador Domínguez, el 14 de noviembre de 1984. “Mi padre era chacarero más nunca fue hombre de trabajar la tierra, ya que era mecánico de la armada rusa”, certifica Eichelbaum. A los trece años ya tiene escrita su primera pieza, a la que nombra El lobo manso, que al parecer, y según otras informaciones, ha producido a los siete años. Lo cierto es que tiene doce cuando hace una escapada a Rosario, con el objeto de intentar la colocación, en algún teatro de dicha ciudad, de El lobo manso, sin resultado. Recién habrá de ponerse en contacto con el público cuando, a los dieciocho, un conjunto de aficionados de la colectividad judía le estrena Por el mal camino, traducida al ídish. Aunque la verdadera iniciación oficial sucede en 1919, sobre un escenario porteño.

 

Desde entonces no cesa su creación dramática, que se dedica de manera primordial a abordar conflictos de “conciencias y subconciencas”. Según establece Bernardo Canal Feijóo, “en el drama eichelbaumiano sólo acontece en sustancia una cosa. ¡Pero de qué envergadura! Es siempre una historia de seres, que, de pronto, en un momento dado, se descubren, se encuentran a sí mismos”. En cuanto a influencias, el propio Eichelbaum señala, con notable fastidio, que según se producen los estrenos de sus obras, los críticos hablan de Eugene O´Neill, Charles De Peyret-Chappuis, de Henri-René Lenormand, de Antón Chéjov. De la Guardia nombra a los tres grandes padres indudables de Eichelbaum: Dostoievski, Ibsen y Strindberg. Argumenta: “Del primero, tiene el largo sondeo psicológico, del gigante noruego, una inclinación al “teatro de ideas” y su misma confianza en un mundo donde impere el “espíritu de la verdad y la libertad”, del trágico de Danza macabra, la amarga densidad de sus personajes. Es de destacar que Eichelbaum no necesita evadirse de su ámbito (el país, el medio, la gente). Es un fino rastreador, aunque no de almas simples y fáciles de transitar. Mondy Eichelbaum, su hijo, rechaza que el teatro de su padre sea calificado como meramente psicológico. Insiste en que es “existencial”, pues “sus personajes tienen todas las dimensiones de la persona, como individuo y como ser social”. Sucede que lo denominado “psicológico” en nuestra dramática queda por lo común en lo más exterior, sin alcanzar nunca los planteos de esencia y existencia a los que llega Eichelbaum. “Cualquier suceso, por insignificante que sea, me induce a bucearme obstinadamente”. De ese origen profundo parten ciertas resoluciones tomadas por los personajes, que escapan a lo simplemente psicológico, pues contienen, a la vez problemas de integridad, de conducta. Son seres lastimados, que se atrincheran en su soledad y rara vez logran comunicarse con su prójimo. Los personajes eichelbaumianos hablan mucho, es cierto,  a veces con exceso, pero sucede que todos parten de una misma raíz agónica. Son seres razonantes en conflicto, pues siempre tienen algo en su espíritu que los perturba y necesitan manifestarlo, de manera exhaustiva e irrefrenable, para poder seguir viviendo. Aún en sus errores y sus miserias, poseen una integridad humana que apasiona y conmueve.

 

(*) Fragmento de Historia del Teatro en el Río de la Plata de Luis Ordaz, Capítulo 11: “Samuel Eichelbaum o la instrospección”, págs. 333 a 369, Buenos Aires, Argentores, 2010.

 

 

 

RADIOGRAFÍA DE UN AUTOR

 

Samuel Eichelbaum nació en Domínguez, provincia de Entre Ríos, el 14 de noviembre de 1894 con una definida vocación por la dramaturgia: a los doce años se escapó de Rosario, Santa Fe, para buscar productor, director o compañía teatral que quisiese representar El lobo manso, sainete que terminaba de escribir y que nunca pasó de manuscrito. En 1911, la compañía teatral israelita Guttentag estrenó, traducida al ídish, su obra Por el mal camino. Un año después Eichelbaum hizo su presentación oficial como autor teatral con La quietud del pueblo, obra en un acto representada por la compañía Muiño-Alippi. Sus temas predilectos giran en torno de conflictos de conciencia (“Soy un maniático de la introspección”, se autodefinió en 1928). Sus protagonistas son razonadores implacables, obsesionados por conocerse y conocer a sus antagonistas, a la manera de Strindberg e Ibsen. Eichelbaum fue también narrador (Un monstruo en libertad, Tormenta de Dios y El viajero inmóvil se titulan los tres libros de cuentos publicados respectivamente en 1925, 1929 y 1933), periodista, crítico y director teatral, promotor de conjuntos teatrales independientes y diplomático. En 1967, año de su muerte, su producción dramática totalizaba 33 títulos estrenados, algunos escritos en colaboración. Siempre a contrapelo del gusto del público e indiferente a la tiranía de la taquilla, su teatro se alejó de los sainetes, las piezas costumbristas y las “comedias brillantes” de su tiempo. En su producción dramática se destacan La mala sed, El ruedo de almas, Cuando tengas un hijo, Soledad es tu nombre, Un tal Servando Gómez, El gato y su selva, Tejido de madre y Un guapo del 900.

CONTACTO / INFO.
LIBRO DE QUEJAS

Por reclamos o inconvenientes con las entradas, rogamos dirigirse a reclamosventa@complejoteatral.gob.ar Por otros temas, comunicarse a info@complejoteatral.gob.ar

BOLETERIAS

Teatro San Martín
Avda. Corrientes 1530
lunes a domingo de 10 a 22 hs.
4123-9400 int. 1114 / 1115

Teatro Regio
Avda. Córdoba 6056
lunes a domingo de 10 a 22 hs.

Teatro Sarmiento
Avda. Sarmiento 2715
Martes a viernes de 15 a 22 hs.
Sábados y domingos de 10 a 22hs.
Lunes cerrado.
Esta sala cuenta con la instalación de un Aro Magnético para Hipoacúsicos entre la fila 2 y la 6 inclusive.

Teatro de la Ribera
Avda. Pedro de Mendoza 1875
lunes a viernes de 13 a 20 hs.
sábado y domingo de 10 a 22 hs.

ENTRADAS

Pueden adquirirse a través de la web o en cualquiera de las boleterías del Complejo Teatral de Buenos Aires.

COMPRAR ONLINE

Las entradas adquiridas on line pueden retirarse hasta las 20 hs.
Es necesaria la presentación de número de orden, tarjeta de compra y DNI del titular.

NO SE PERMITIRÁ EL INGRESO A LA SALA UNA VEZ COMENZADO EL ESPECTÁCULO

DESCUENTOS

Los jubilados y estudiantes que ya disponen de la tarjeta para el descuento en las localidades de cine y de teatro de las producciones del Complejo Teatral de Buenos Aires, pueden seguir accediendo al beneficio. Quienes no dispongan de la tarjeta, podrán obtener el descuento presentando la acreditación vigente de jubilado, pensionado o estudiante y su DNI. El descuento es sólo para el titular de la acreditación.

RELACIONES CON LA COMUNIDAD
Personas con discapacidad

Las personas habilitadas por la Ley 3.546, para acceder al beneficio que otorga la norma podrán retirar entradas presentando en la Boletería el certificado de discapacidad requerido en el artículo 3 del texto legal. Cupo reservado: 2% de la capacidad de la sala.


ACCIÓN EXTERNA

Funciones para escuelas primarias, estudiantes secundarios y universitarios, y grupos a partir de 20 personas.
Contacto: 4123-9400 int. 1380
accionexterna@complejoteatral.gob.ar


CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE TEATRO Y DANZA

Ubicado en el 4º piso del Teatro San Martín, reúne el patrimonio de archivo, biblioteca teatral, hemeroteca, fototeca y videoteca.
Lunes a viernes de 9 a 18 hs.
centrodedocumentacion@complejoteatral.gob.ar

X