#en-off / EL CARTÓGRAFO

EL CARTÓGRAFO SEGÚN SU AUTOR

TEATRO Y CARTOGRAFÍA

Fotos: Gustavo Gavotti

Una mañana de paseo por Varsovia, con un mapa lleno de consejos publicitarios, fue la génesis de El cartógrafo. La obra del autor español Juan Mayorga, uno de los dramaturgos contemporáneos más destacados, se estrena con dirección de Laura Yusem en la Sala Cunill Cabanellas. En este texto inédito, Mayorga reflexiona sobre el arte de la cartografía y la escritura dramática, en las que “todo responde a una pregunta” y lo más difícil de representar no es el espacio, sino el tiempo. 

 

Por Juan Mayorga

En enero de 2008 me invitaron a la ciudad de Varsovia, en la que nunca había estado. Una mañana, libre de compromisos, eché a andar orientándome con el mapa –cargado, por cierto, de consejos publicitarios– que me habían dado en la recepción del hotel. Y al hotel estaba volviendo después de visitar el restaurado casco viejo cuando mi mirada cayó sobre lo que parecía una antigua iglesia. Al acercarme, descubrí que el edificio, a cuya puerta había un coche policial, no era una iglesia sino una sinagoga. Yo nunca había estado en ninguna. Ésta ante la que me encontraba se podía visitar fuera del horario de culto, cosa que hice. Tras observar con atención el templo –tan parecido a las iglesias cristianas, tan distinto de ellas–, encontré la escalera que llevaba al piso superior. Allí, en una pequeña sala, una mujer preparaba una exposición. Se trataba, según me explicó, de fotos del gueto recientemente descubiertas. Junto a cada foto, la mujer colocaba un cartelito, en polaco y en inglés, indicando el lugar donde probablemente se tomó la instantánea. 

Por alguna razón, a mí se me ocurrió sacar mi mapa y marcar en él con cruces esos lugares. Y el caso es que, al salir de la sinagoga, en vez de reemprender el camino hacia mi hotel, busqué el lugar más cercano entre los que había señalado en el mapa. Cuando llegué a ese lugar, no encontré nada de lo que acababa de ver en la foto. Faltaban, desde luego, las personas —niños, comerciantes, deportistas…—, pero también el espacio —el parque, la acera, la plaza…—. Anduve hacia la siguiente cruz y, de nuevo, encontré que todo –las personas y su espacio– se había desvanecido. Continué caminando, guiado por las cruces de mi mapa, hasta un parque en que había una piedra negra. En ella estaban escritos los nombres de los sublevados de abril del ‘43, que allí fueron asesinados. De pronto, miré a mi alrededor y me di cuenta de que había caído la noche.

Unos meses después empecé a escribir mi pieza El cartógrafo, en que una experiencia semejante a la que acabo de relatar es vivida por Blanca, esposa de un diplomático destinado en Varsovia. En la misma sinagoga donde yo entré, Blanca escucha la leyenda –inventada por mí– del cartógrafo del gueto: en plena ocupación alemana, un anciano cartógrafo, cuya invalidez le impedía moverse, se propuso dibujar un mapa de aquel mundo en peligro con la ayuda de su nieta, capaz de ir donde él no podía. 

El cartógrafo se desarrolla sobre dos tramas: la de Blanca buscando en la Varsovia actual aquel mapa, y la del anciano y la niña construyéndolo. Queriendo transmitirle el arte de la cartografía y quizá algo más, el viejo explica a su nieta que al trazar un mapa nada hay tan importante como decidir qué representar y qué dejar fuera de la representación y, por tanto, que un mapa nunca es neutral. Ese mismo aprendizaje lo hace Blanca en su solitario vagar por Varsovia. Finalmente, las dos tramas parecen converger cuando Blanca encuentra a una anciana llamada Deborah en la que quiere ver a la niña cartógrafa. Pero la anciana niega ser aquella niña y dice no creer en la leyenda. Sin embargo, Deborah añade que sería bueno salvar la leyenda y transmitirla, preferiblemente a través de una obra de teatro porque, según afirma, como en los mapas, “en el teatro todo responde a una pregunta que alguien se ha hecho”.

Creo que Deborah tiene razón cuando compara el arte del teatro con el de los mapas. Y pienso que, así como ningún mapa es neutral, tampoco lo es nunca el teatro.

Unos ciudadanos, los actores, convocan a la ciudad para, ante ella, representar la vida: eso es el teatro. Nace de la escucha del mundo, pero no ha de devolver al mundo su ruido, sino su poesía. No es un calco, es un mapa. 

Esa experiencia poética es política, pues se hace en asamblea. Lo será sobre todo si los actores convierten el escenario en espacio para la crítica y la utopía, para el examen de este mundo y la imaginación de otros mundos, esto es, si los actores se enfrentan al mundo.

Se dice que el teatro es el arte del conflicto, pero debe añadirse que no hay conflicto más importante en el teatro que aquel que se establece entre el actor y el espectador. El actor convoca a la ciudad para desafiarla. Para poner ante ella un mapa de algo que la ciudad no ve de sí misma. Un mapa de la ciudad enterrada por la ciudad visible. 

Igual que un mapa, un teatro que no divide es irrelevante. El teatro ha de dividir la ciudad. La conciencia, la memoria, la imaginación de la ciudad. En vez de a lo general, a lo normal, a lo acordado, debe atender a lo singular, a lo anómalo, a lo incierto. A aquello que la ciudad quiere expulsar del territorio y del mapa. Un teatro valioso, como un valioso mapa, debería devolvernos a la escena original: aquella en que la ciudad dibuja sus límites. 

El cartógrafo nació una mañana en que salí a pasear por Varsovia con un mapa lleno de consejos publicitarios. Mi sueño es que su puesta en escena lleve a un espectador a trazar, además de un mapa de una Varsovia invisible, otro de su propia ciudad, de su propio cuerpo, de su propia vida.

 

CONTACTO / INFO.
LIBRO DE QUEJAS

Por reclamos o inconvenientes con las entradas, rogamos dirigirse a reclamosventa@complejoteatral.gob.ar Por otros temas, comunicarse a info@complejoteatral.gob.ar

BOLETERIAS

Teatro San Martín
Avda. Corrientes 1530
lunes a domingo de 10 a 22 hs.
4123-9400 int. 1114 / 1115

Teatro Regio
Avda. Córdoba 6056
lunes a domingo de 10 a 22 hs.

Teatro Sarmiento
Avda. Sarmiento 2715
Martes a viernes de 15 a 22 hs.
Sábados y domingos de 10 a 22hs.
Lunes cerrado.
Esta sala cuenta con la instalación de un Aro Magnético para Hipoacúsicos entre la fila 2 y la 6 inclusive.

Teatro de la Ribera
Avda. Pedro de Mendoza 1875
lunes a viernes de 13 a 20 hs.
sábado y domingo de 10 a 22 hs.

ENTRADAS

Pueden adquirirse a través de la web o en cualquiera de las boleterías del Complejo Teatral de Buenos Aires.

COMPRAR ONLINE

Las entradas adquiridas on line pueden retirarse hasta las 20 hs.
Es necesaria la presentación de número de orden, tarjeta de compra y DNI del titular.

NO SE PERMITIRÁ EL INGRESO A LA SALA UNA VEZ COMENZADO EL ESPECTÁCULO

DESCUENTOS

Los jubilados y estudiantes que ya disponen de la tarjeta para el descuento en las localidades de cine y de teatro de las producciones del Complejo Teatral de Buenos Aires, pueden seguir accediendo al beneficio. Quienes no dispongan de la tarjeta, podrán obtener el descuento presentando la acreditación vigente de jubilado, pensionado o estudiante y su DNI. El descuento es sólo para el titular de la acreditación.

DESCUENTOS VIGENTES
RELACIONES CON LA COMUNIDAD
Personas con discapacidad

Las personas habilitadas por la Ley 3.546, para acceder al beneficio que otorga la norma podrán retirar entradas presentando en la Boletería el certificado de discapacidad requerido en el artículo 3 del texto legal. Cupo reservado: 2% de la capacidad de la sala.


ACCIÓN EXTERNA

Funciones para escuelas primarias, estudiantes secundarios y universitarios, y grupos a partir de 20 personas.
Contacto: 4123-9400 int. 1380
accionexterna@complejoteatral.gob.ar


CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE TEATRO Y DANZA

Ubicado en el 4º piso del Teatro San Martín, reúne el patrimonio de archivo, biblioteca teatral, hemeroteca, fototeca y videoteca.
Lunes a viernes de 9 a 18 hs.
centrodedocumentacion@complejoteatral.gob.ar

X