(Re)Descubrir a Kinuyo Tanaka Parte 2

7 films en copias 35mm y 16mm

sinopsis

 

El Ministerio de Cultura, a través del Complejo Teatral de Buenos Aires, y Fundación Cinemateca Argentina, en colaboración con The Japan Foundation y el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón, han organizado un ciclo denominado (Re)Descubrir a Kinuyo Tanaka Parte 2, que se llevará a cabo del jueves 17 al martes 29 de noviembre en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avda. Corrientes 1530). Esta segunda parte del programa está integrada por siete largometrajes protagonizados por la gran actriz japonesa Kinuyo Tanaka, dirigidos por realizadores de la talla de Yasujiro Ozu, Kenji Mizoguchi, Mikio Naruse, Keisuke Kinoshita y Heinosuke Gosho, entre otros, y completa el ciclo iniciado en octubre con sus seis películas como realizadora.

“Kinuyo Tanaka fue, y sigue siendo, una de las estrellas más célebres en la historia del cine japonés. Dedicó toda su vida al cine, actuando en más de 250 películas y colaborando con los directores más importantes. En el período de posguerra, la propia Tanaka se convirtió en directora de cine, la segunda mujer en Japón después de la cineasta de guerra Tazuko Sakane. Fue la única directora activa durante la edad de oro del cine japonés de posguerra a fines de la década de 1950. Su destacada trayectoria delante y detrás de cámaras no solo acompaña la historia y las transformaciones técnicas cinematográficas en Japón, desde la época del cine mudo hasta finales de los años setenta. También encarna los cambios sociopolíticos y culturales de la sociedad japonesa, y ofrece una oportunidad única para examinar las intersecciones entre autoría, representación y discursos de género de las mujeres en el Japón moderno. (…) A pesar de la innegable relevancia de la colaboración con Kenji Mizoguchi, la extensa carrera de Tanaka como actriz fue mucho más allá de su trabajo con el gran cineasta japonés. Colaboró con directores de fama mundial como Yasujiro Ozu (diez películas entre 1929 y 1958) y Mikio Naruse. En Japón, su nombre también suele asociarse con cineastas como Heinosuke Gosho, Keisuke Kinoshita y Hiroshi Shimizu, quien fue su pareja por un breve tiempo, al comienzo de su carrera, y la dirigió en películas, como La horquilla. Otro ejemplo de las significativas colaboraciones de Tanaka fue su trabajo con el director japonés Kei Kumai en su película Sandakan No. 8 (1974), por la que Tanaka recibió un último reconocimiento al ganar el Oso de Plata a la Mejor Actriz en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 1975, solo dos años antes de su muerte”. (Alejandra Armendáriz-Hernández, Mujeres pioneras del cine).

 

FCA - Fundación cinemateca argentina
Japan Foundation_logo
Embajada del Japon

días y horarios

 

Jueves 17

A las 15 y 18 horas 

Madre 

(Okaasan; Japón, 1952)

Dirección: Mikio Naruse. 

Con Kinuyo Tanaka, Kyôko Kagawa, Eiji Okada. “Primer y aislado éxito de Mikio Naruse en Occidente, Madre presenta a una familia modesta tratando de salir adelante al frente de una tintorería, en medio de la reconstrucción nacional de posguerra. La muerte del padre, el arribo de un tío y la sospecha, de parte de la hija mayor, de que aquél y la madre habrían iniciado una relación sentimental, son los sucesivos escalones hacia la disolución familiar”. (Horacio Bernades, Página/12). “Películas como Madre o El relámpago hablan de familias complejas con muchos hijos pero los argumentos son bien sencillos, mínimos incluso. Sin embargo, en los momentos climáticos Naruse sabía llenar la pantalla de acalorada tensión, y en cada rincón del cuadro surgían vibraciones puntuales, lo que constituye la esencia del cine. Estos efectos ejercen un fuerte atractivo sensorial sobre el espectador. Para esos momentos críticos, Naruse sólo necesitaba un hombre y una mujer”. (Shiguehiko Hasumi, Mikio Naruse. Festival Internacional de Cine de San Sebastián/Filmoteca Española).                                  

(98’; 35mm).                                                               

 

Viernes 18

A las 15 y 18 horas 

La balada de Narayama

(Narayama bushikô; Japón, 1958)

Dirección: Keisuke Kinoshita.

Con Kinuyo Tanaka, Teiji Takahashi, Yûko Mochizuki. La balada de Narayama cuenta la historia de un remoto lugar situado al pie de una imponente montaña, cuyos habitantes, de manera inexplicable, no consiguen superar los setenta años de vida. La abuela Orin (Kinuyo Tanaka), a punto de cumplir esa edad, espera contenta que llegue el momento de su muerte. Sólo su hijo Tatsuehi luchará para que pueda superar ese cumpleaños con vida. En 1983, Shohei Imamura dirigió una remake que ganó entre otros premios la Palma de Oro en el Festival de Cannes. “Aunque está presentado en el estilo del kabuki, el film no se basa en una pieza de teatro kabuki sino en una novela de Shichirô Fukazawa. Kinoshita estuvo acertado, a mi parecer, en presentar su historia de esta manera estilizada; su forma permite a la historia convertirse en una fábula más que en una narrativa realista (…) Kinoshita realizó dramas, musicales, thrillers, todo tipo de géneros, pero nunca hizo otra película como La balada de Narayama. En su pragmática yuxtaposición del arte y el destino, el film deja una impresión imborrable”. (Roger Ebert) (98’; 35mm).

 

Sábado 19

A las 14 y 17.30 horas 

Vida de Oharu, mujer galante

(Saikaku ichidai onna; Japón, 1952)

Dirección: Kenji Mizoguchi.

Con Kinuyo Tanaka, Toshirô Mifune, Ichirô Sugai.

El propio Mizoguchi consideraba a este film su obra maestra. Premiado en el Festival de Venecia de 1952 –dos años después de la revelación de Rashomon, de Kurosawa, en la misma Mostra– Oharu vino a confirmar el nivel de excelencia del cine japonés y descubrió para Occidente la existencia de otro cineasta fundamental. La historia de esa cortesana despojada de toda decisión sobre su vida y sometida al poder arbitrario de los hombres resume, a su vez, un tema central en la obra de Mizoguchi: la mujer como esclava.

“En sus últimos años –murió de leucemia en 1956, a los cincuenta y ocho años– Mizoguchi se sintió atraído por el budismo. Pero el reconocimiento del budismo de que el sufrimiento es inevitable no significa resignación o injusticia. En cada circunstancia en la que se encuentra, Oharu representa una alternativa al orden dominante. Con el mundo que está a punto de abandonar ella, sin duda, no se ha reconciliado” (Gilberto Perez). 

Restauración 4K realizada por Toho y The Japan Foundation.

(148’; DCP).

 

Domingo 20 No hay funciones

 

Martes 22

A las 15 y 21 horas 

Sandakan nº8 

(Sandakan hachibanshokan bohkyo; Japón, 1974)

Dirección: Kei Kumai.

Con Kinuyo Tanaka, Komaki Kurihara, Yôko Takahashi.

En el marco de una investigación sobre la historia de las prostitutas japonesas en los burdeles asiáticos, una joven periodista localiza a una anciana llamada Osaki (Kinuyo Tanaka), quien le cuenta la estremecedora historia de su pasado como karayuki-san, las mujeres que fueron traficadas desde Japón al sudeste asiático para servir como trabajadoras sexuales. En su juventud, Osaki fue enviada a la ciudad de Sandakan, Malasia, para trabajar en el burdel Sandakan 8 y así saldar las deudas de su familia. Nominada al Oscar a la Mejor Película Extranjera, Sandakan nº8 significó un verdadero triunfo para la sexagenaria Kinuyo Tanaka, que ganó el Oso de Plata a la Mejor Actriz en el 25 Festival Internacional de Berlín. (121’; 16mm).

 

Miércoles 23

A las 15 y 21 horas 

Donde se ven las chimeneas

(Entotsu no mieru basho; Japón, 1953)

Dirección: Heinosuke Gosho.

Con Ken Uehara, Kinuyo Tanaka, Hiroshi Akutagawa.

Ryukichi y su esposa Hiroko alquilan sendas habitaciones a un hombre y una mujer, Kenzo y Senko. Ryukichi tiene un empleo mal remunerado y Hiroko ha estado trabajando sin que él lo sepa. La vida de los cuatro se verá alterada bruscamente por la visita de la anterior pareja de Hiroko, quien dejará abandonado a su propio hijo, un bebé de pocos meses. Activo desde mediados de los años 20 hasta fines de los 60, Heinosuke Gosho fue uno de los más prolíficos cultores del llamado shoshimin-eiga, término que se aplica a aquellos dramas familiares de las clases trabajadoras que directores como Mikio Naruse y Yasujiro Ozu hicieron propio en varias de sus mejores obras.  “El film cuenta la historia de personas que habitan en un sector industrial de Tokio, por debajo de las chimeneas de las fábricas. Las chimeneas son más que simples símbolos del Japón industrial, simbolizan una actitud frente a la vida, una actitud que desde hace mucho tiempo ha sido identificada con el propio Heinosuke Gosho”  (Joseph L. Anderson y Donald Richie, The Japanese Film).(108’; 35mm).

 

 

Jueves 24

A las 15 horas 

Sandakan nº8 

(Sandakan hachibanshokan bohkyo; Japón, 1974)

Dirección: Kei Kumai.

Con Kinuyo Tanaka, Komaki Kurihara, Yôko Takahashi.

(121’; 16mm).

 

A las 21 horas 

Madre 

(Okaasan; Japón, 1952)

Dirección: Mikio Naruse.

Con Kinuyo Tanaka, Kyôko Kagawa, Eiji Okada.

(98’; 35mm).

 

Viernes 25

A las 15 horas 

Donde se ven las chimeneas

(Entotsu no mieru basho; Japón, 1953)

Dirección: Heinosuke Gosho.

Con Ken Uehara, Kinuyo Tanaka, Hiroshi Akutagawa.

(108’; 35mm).

 

A las 21 horas 

La balada de Narayama

(Narayama bushikô; Japón, 1958)

Dirección: Keisuke Kinoshita.

Con Kinuyo Tanaka, Teiji Takahashi, Yûko Mochizuki.

(98’; 35mm).

 

Sábado 26

A las 20.30 horas 

Vida de Oharu, mujer galante

(Saikuku ichidai onna; Japón, 1952)

Dirección: Kenji Mizoguchi.

Con Kinuyo Tanaka, Toshirô Mifune, Ichirô Sugai.

Restauración 4K realizada por Toho y The Japan Foundation.

(148’; DCP).

 

Domingo 27

A las 15, 18 y 21 horas 

Una gallina en el viento

(Kaze no naka no mendori; Japón, 1948)

Dirección: Yasujiro Ozu.

Con Kinuyo Tanaka, Shûji Sano, Chieko Murata.

Uno de los films menos vistos de Ozu, Una gallina en el viento expone un grave problema de la posguerra japonesa: el crudo panorama que se encontraban los combatientes al volver al hogar y descubrir los tremendos sacrificios que habían tenido que hacer sus familias durante su ausencia. Mientras su marido está en la guerra, Tokiko vive con su hijo en una humilde casa. Para salvar a su hijo, gravemente enfermo, y pagar las cuentas del hospital, Tokiko decide prostituirse durante una noche. Cuando regresa del frente, el marido no puede tolerar ese hecho del pasado, respondiendo con una violencia física absolutamente atípica en el cine del director.

“Ozu solía trabajar con el mismo equipo técnico y artístico y, en muchos casos, con el mismo reparto de actores. Su coguionista Noda Kôgo, su camarógrafo Atsuta Yûharu, su director de arte Hamada Tatsuo y su editor Hamamura Yoshiyasu iniciaron una colaboración con el realizador que comienza en Una gallina en el viento y continúa hasta Una tarde de otoño, su último largometraje” (Donald Richie, A Hundred Years of Japanese Cinema). (84’; 16mm).

 

Martes 29

A las 14.30, 16.30, 18.30 horas 

La horquilla

(Kanzashi; Japón, 1941)

Dirección: Hiroshi Shimizu.

Con Kinuyo Tanaka, Hiroko Kawasaki, Tatsuo Saitô. Emi, una geisha que estuvo peregrinando en grupo, se olvida una horquilla en la charca donde se bañan los clientes de un hotel de montaña. Poco tiempo después, un soldado la pisa y queda herido. Emi, que vuelve al hotel a buscar la horquilla, se enamora de este hombre que parece no notarlo o no querer corresponderla. Junto con Expediente de una doctora (1941), La horquilla fue el último film que protagonizaría Kinuyo Tanaka bajo la dirección de su exesposo Hiroshi Shimizu. La actriz ya había trabajado a las órdenes de Shimizu en dieciséis largometrajes anteriores, desde el año 1924. “Al igual que el objeto que da al film su título, La horquilla es una película de delicada belleza, aunque también es capaz de infligir una herida y penetrar en las defensas más cuidadosamente protegidas”. (David Blakeslee, CriterionCast.com) (75’; 16mm).                                                                                     

 

info

Descargar programa en formato PDF

INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA EL DÍA DE LA VISITA: