Río turbio

de Tatiana Mazú González.
Estreno

Sinopsis

 

El Ministerio de Cultura, a través del Complejo Teatral de Buenos Aires, y la Fundación Cinemateca Argentina, albergarán en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avda. Corrientes 1530), a partir del jueves 29 de septiembre, el estreno de Río turbio, segundo largometraje de la realizadora argentina Tatiana Mazú González, producido junto al colectivo Antes Muerto Cine. La película tuvo su premiere mundial en la sección oficial del prestigioso festival especializado FID Marseille, donde obtuvo el premio Georges de Beauregard, y participó de la competencia Estados Alterados del Festival de Mar del Plata.

“Sobre lo dado y lo conocido un cineasta necesita hallar una perspectiva para desmembrar cualquier protección simbólica que naturalice lo injusto; filmar políticamente es hendir el sentido común. La geografía elegida a la que remite el título es el escenario de una vieja postal del capitalismo: la mina y los mineros; excavar la tierra y extraer sin límites sus minerales tiene su correlato en la explotación de los últimos. Al goce indirecto de la patronal por perforar la tierra se añade aquí una cultura que convierte a la mujer en anatema. Bajo estas coordenadas, la poética esgrimida por Mazú, que es también una (forma) política, consiste en organizar los testimonios sonoros de varias mujeres activistas, la historia de los mineros y la ciudad, materiales de archivos personal, correspondencia electrónica de familiares, militantes y comunicadores, panorámicas recurrentes de Río Turbio e inscripciones que remiten a nombres de capítulos de un libro de combate como si fueran materiales indiscutibles de una película rodada en otro planeta. Solamente enrareciendo y desnaturalizando se puede decir al final: la propiedad privada es un crimen”. (Roger Koza, catálogo del 11° Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín)

“Cine experimental y político. Historia con rasgos autobiográficos y alcance social. Diario íntimo, patchwork visual y rompecabezas narrativo. Ensayo programático, apuesta caleidoscópica y elementos combativos. Todo eso confluye, convive y se mixtura, en general con resultados fascinantes, en esta arriesgada y desafiante película de Tatiana Mazú González. La joven guionista, directora y fotógrafa pasó mucho tiempo de su infancia y adolescencia en la localidad santacruceña que da nombre al film y donde aún vive buena parte de su familia. Ciudad de hombres, la dinámica del lugar gira en torno de la mina de carbón a la que las mujeres -por una mezcla de supersticiones derivadas del machismo imperante- no pueden ingresar (…). Una película enigmática, evocativa y, por momentos, lírica dominada por los silencios, el dolor, la incomodidad y muchas heridas aún no cicatrizadas del pasado de una comunidad donde esas pocas mujeres que habían sido relegadas a un papel secundario, de soporte a los hombres, hoy intentan cambiar los valores, torcer el rumbo y reinventarse lejos de los estereotipos y la pasividad tranquilizadora”. (Diego Batlle, Otros Cines).

 

FCA - Fundación cinemateca argentina
antes muerto

Río turbio (2020)

7 únicas funciones

 

Jueves 29 y viernes 30 de septiembre, sábado 1° y domingo 2 de octubre a las 21 horas.

Martes 4, miércoles 5 y jueves 6 de octubre a las 18 horas.

 

sinopsis

 

Según el mito aún vigente en los pueblos carboneros de la Patagonia, si una mujer entra a una mina, la tierra se pone celosa. Hay entonces derrumbe y muerte. Río turbio parte de una oscura experiencia personal para transformarse en una película sobre el silencio de las mujeres que habitan pueblos de hombres. ¿Cómo filmar donde nuestra presencia está prohibida? ¿Cómo grabar las resonancias de lo que no suena? Mientras la niebla y el humo de la usina eléctrica cubren el pueblo, las voces de las mujeres de Río Turbio se abren paso con fuerza entre el blanco del hielo y los zumbidos de las máquinas perforadoras, hasta hacer saltar por los aires la estructura del silencio.

 

ficha técnica y artística

 

Argentina, 2020, DCP

Color y blanco y negro – Español

82 minutos 

 

Realización, guion y fotografía: Tatiana Mazú González.

Producción: Florencia Azorín.

Montaje: Sebastián Zanzottera.

Diseño sonoro: Julián Galay.

Asistencia de dirección: Manuel Embalse.

Diseño gráfico: Sofía Mazú González.

Postproducción de imagen: Daniela Medina Silva.

Postproducción de sonido: Hernán Higa y Alan Fridman.

 

Una producción Antes Muerto Cine

 

palabras de la directora

 

Río Turbio es un pueblo minero al extremo sur de la Patagonia que se formó en los años 40, cuando el estado decidió explotar los yacimientos de carbón. Se pobló a partir de la llegada de varones para trabajar en la mina. Las primeras mujeres que llegaron fueron prostitutas. O sea, mujeres “al servicio de” los mineros establecidos. Luego, algunos arrastraron a sus esposas hasta allí. En la época, no tengo muy en claro si irónicamente o no, se las llamaba T.A.F: “traídas a la fuerza”. Así que podemos imaginarnos un poco el panorama. Dicen que, por esos años, sonaba una alarma que retumbaba por todo el pueblo cada vez que había un accidente en la mina; las condiciones de seguridad adentro eran un desastre. Y en ese contexto se cristaliza un mito hetero cispatriarcal, que se repite en otros pueblos mineros del mundo con variantes locales, siempre partiendo del principio de que la tierra es hembra y los minerales son sus frutos, extraíbles sólo por los varones que la penetren. Luego de un derrumbe, una mujer entra al socavón a socorrer a su marido.  “La Tierra” se pone celosa y su enojo provoca otro derrumbe que aplasta también a la mujer. Hasta hoy, buena parte de la población sostiene que una Viuda Negra vaga por los túneles, como una suerte de advertencia para que ninguna mujer vuelva a intentar ingresar a la mina. Todavía hoy, aunque no hay ninguna norma escrita que lo determine, las mujeres no podemos ingresar a la mina. Río Turbio es lo que se dice “un pueblo de hombres” y, en general, lo pienso como una condensación de aquello en lo que la burguesía ha convertido el mundo que habitamos: una mezcla sórdida de destrucción de la naturaleza con opresiones de clase y género.

En lo personal, es el pueblo del que mi abuela se escapó paradójicamente en busca de algún tipo de libertad. Es el lugar donde nació mi papá, donde vive gran parte de mi familia. Y puntualmente donde vive una de mis tías favoritas y principal cómplice a la hora de hacer esta película. Pero es también el lugar donde creció –y se suicidó diez años después– quien me violentó sexualmente por primera vez en la vida, cuando era una nena. Y un poco la motivación inicial de hacer esta película está en traccionar el movimiento desde las memorias íntimas y personales –que a fin de cuentas nunca dejan de ser fragmentos de la historia a gran escala– hacia el encuentro con las mujeres que habitan cotidianamente hoy ese paisaje y combaten por transformarlo. 

Me pregunté cómo me sentiría yo ahí, filmando eso, sola, chiquita y mujer, en esos espacios edificados en torno a la extracción de mineral de la tierra, tarea reservada con exclusividad por el Capital a los hombres. Tarea que en otro mundo posible, pienso, ningún ser humano debería llevar a cabo. ¿Cuál es el lugar de las mujeres allí? Río turbio es una película sobre el silencio y su condición ideológica en quienes hemos conocido la violencia de género. Particularmente, sobre el silencio de las mujeres en los pueblos mineros de la Patagonia. Sobre el silencio de las mujeres que habitan pueblos de hombres y sobre las posibilidades de romperlo.

 

Tatiana Mazú González

 

info

Descargar programa en formato PDF

INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA EL DÍA DE LA VISITA: