#en-off / happyland.

RETRATO DE ISABEL PERÓN

UNA FIGURA INCÓMODA DE LA HISTORIA ARGENTINA

 

Soñaba con ganar popularidad como bailarina, pero fue su azarosa llegada a la presidencia de la Argentina la que le granjeó un tortuoso camino hacia la fama. María Estela Martínez, más conocida como “Isabelita”, nació en La Rioja el 4 de febrero de 1931, en un hogar de clase media, y su vocación artística la llevó a Buenos Aires, donde estudió en el conservatorio de Artes del Teatro Cervantes.
A los 23 años, ya con el seudónimo de Isabel, se unió como bailarina a una compañía de teatro que, entre otros destinos de gira, recaló en Panamá.
Allí conoció, el 23 de diciembre de 1955, al general Juan Domingo Perón, quien se había exiliado tras su derrocamiento como presidente argentino en su segundo mandato (1951-1955).
La pareja se mudó a Venezuela y más tarde a la República Dominicana, para trasladarse en 1960 a Madrid, donde contrajo matrimonio el 5 de enero de 1961.
Desde entonces, María Estela, tercera esposa de Perón, se convirtió en una intensa promotora del regreso de su esposo a la Argentina, donde viajó varias veces para gestionarlo.
Finalmente, en junio de 1973, integró la comitiva que acompañó el regreso del general Perón de su exilio, y el 12 de octubre de ese año asumió el cargo de vicepresidenta de la Argentina.
Pero el regreso de Perón al Gobierno encontró al líder político anciano y con su salud muy debilitada.
Isabelita asumió la jefatura el 29 de junio de 1974, dos días antes de la muerte de su esposo, y se convirtió en la primera mujer en ocupar la presidencia del país.
La espiral de violencia desatada por Montoneros, la organización de izquierda peronista expulsada del partido por el propio general Perón en junio de 1974, y el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo), se acrecentaba. Por otra parte, el máximo hombre de confianza de Isabel y ministro de Bienestar Social, José López Rega, había creado en 1973 la banda parapolicial ultraderechista Alianza Anticomunista Argentina, conocida como “la Triple A”, que se lanzó a una cacería de supuestos opositores.
El descontrol de la situación llevó al Gobierno de Isabel a dictar una serie de decretos facultando a las Fuerzas Armadas a “ejecutar las operaciones militares y de seguridad”, que fueran “necesarias a efectos de aniquilar el accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país”.
Pero los jefes militares decidieron que el orden debería ser impuesto mediante un “proceso de reorganización” que suponía la “salida” de la “débil” viuda de Perón del poder.
María Estela Martínez fue derrocada por un golpe militar el 24 de marzo de 1976, dando comienzo al período más oscuro de la historia argentina. 
Acusada de malversación de fondos, Isabel fue puesta bajo arresto en la residencia de Messidor en Neuquén, y luego en una finca en Azul, a las afueras de Buenos Aires.
Fue liberada el 6 de julio de 1981, cuando la ex presidenta decidió partir hacia el exilio en Madrid, donde aún reside.

VOLVAMOS AL TEATRO.
PROTOCOLO PARA EL DESARROLLO DE ACTIVIDADES ESCÉNICAS CON PÚBLICO

Las siguientes medidas de prevención tienen como objetivo establecer reglas y pautas dirigidas al público para llevar adelante el regreso de las diversas actividades y manifestaciones escénicas en forma segura. Este Protocolo permite reiniciar la actividad y la reapertura en forma gradual de acuerdo con la situación epidemiológica local y tiene como premisa brindar confianza a todas las personas que participan de la realización de la actividad teatral, música en vivo, danza, performance, etc.

Para el público

• Se debe mantener la distancia interpersonal de al menos 2 metros.
• Uso de cubrebocas que cubran nariz, boca y mentón en todo momento.
• No acudir en caso de presentar cualquier síntoma compatible con sospecha de infección por Covid-19.
• Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o utilizar pañuelos descartables.
• No llevarse las manos a la cara.
• Evitar dar la mano, abrazar o besar a otras personas.
• El ingreso y la salida a las salas se efectuará por grupos de ubicación (similar a las pautas de abordaje de aviones) en espacios con butacas.
• La espera para el ingreso se realizará en la vereda respetando la distancia mínima de 2 metros.
• Los/as asistentes del público deberán mostrar la declaración jurada de salud vigente (mediante formulario online, App CuidAR o sistema equivalente).
• Se les tomará la temperatura al ingresar al edificio y no se permitirá el ingreso de ningún asistente que tenga una temperatura igual o superior a 37,5° C al momento del control.
• El control de entradas se realizará mediante un código QR o en la pantalla de un teléfono celular.
• Respete la ubicación que le fue asignada.
• No se permitirá el desplazamiento de público durante el espectáculo. Deberá permanecer en los lugares asignados, excepto para el uso de sanitarios.
• La salida del público, una vez finalizada la función, será en orden inverso al ingreso.
• Ante cualquier duda consulte con el personal de salas (acomodadores).

X
X